El Pulpo Paul y el deseo de otros emergentes sociales

A partir de disfrutar -con mi madre- la final que disputaron España y Holanda en el mundial Sudáfrica 2010, no pude menos que desear evocar unas líneas al respecto.  Ganó España y lo sabíamos de antes, nos lo había anunciado, cual oráculo griego, el conocido pulpo alemán llamado Paul.

Este animalito que nos tiene pegados a la pantalla televisiva para conocer sus veredictos, calificado de “simpático” según algunos, -calculo que se refieren a “macanudo” porque de “bello” no tiene nada- ha conseguido estar en boca de todos…¡de todo el mundo! Apareció no sé cómo, pero me inclino a pensar que es un emergente no planificado. Apareció, circuló, se instaló y es una de las figuras del mundial. Es todo un “meme”, tal como lo entiende el etólogo Richard Dawkins en su libro “El gen egoísta” (1976). Este autor inventó ese término para describir una unidad de evolución humana análoga a los genes, argumentando que la replicación también ocurre en la cultura, aunque en un sentido diferente. En su libro, Dawkins sostenía que el meme es una unidad de información residente en el cerebro y el replicador mutante en la evolución cultural humana. Es un patrón que puede influir sobre sus alrededores y es capaz de propagarse. Es decir, la figura de Paul como oráculo adivinador de los resultados futbolísticos circuló y se fue cargando de significaciones, deseos y expectativas gracias y por los sujetos productores de sentido. En un primer momento, los medios de comunicación hicieron fama de su “habilidad” que se fue reforzando empíricamente con sus aciertos.  Luego, empezó a circular en el boca a boca y, rápidamente trascendió las barreras de la enunciación de los medios tradicionales: diario, radio y tv. Circuló y se propagó por otros medios como la red social Facebook.  Entre el juego, la diversión, el humor y el irrevocable miedo humano al futuro y su consiguiente necesidad de predicción, se crearon aplicaciones y grupos. Encontré una aplicación en la que le hacés una pregunta al Pulpo Paul y te contesta por sí o por no; una página de fans que se denomina “Los niños, los borrachos y los pulpos.. siempre dicen la verdad..”. En la homologación niño-borracho-pulpo se advierte la credibilidad depositada en el animal, siendo niño y borracho estereotipos aceptados en el discurso popular como enunciadores de la “verdad”…como si la verdad existiera. Pero buen, ese es otro tema que no toca en este post.

España ganó merecidamente 1 a 0 con un gol de Andrés Iniesta a 4 minutos de finalizar el 2º tiempo de alargue. Holanda no jugó éticamente, jugó sucio, con patadas, faltas locas como una plancha al pecho de un jugador español. Dicen que las finales no se juegan, se ganan. Pero, a mi juicio, “no jugar” no signfica ser mal deportista. Y, consecuentemente, deportistas de las características que mostraron los holandeses hoy no merecen la alegría, reconocimiento y prestigio social de una final y, menos de una final del mundo. A nivel de juego, el partido fue muy ajustado, con pocas llegadas al arco contrario pero con jugadas claves de gol por parte de ambos equipos. Holanda podría haber ganado, pero nuestros conquistadores españoles, por lo antes descripto, se merecen este triunfo.

Esto de la mente y las emociones, una cosa se va conectando con la otra y, en este caso, dejé fluir el circuito. Me acordé de un esfuerzo inhumano, de persistencia, amor propio y auto-reconocimiento deportivo -con escaso o nulo apoyo del club- que hicimos con el grupo del Club Náutico Hacoaj en el año 2007 al ascender de la Primera División a la División de Honor -nivel competitivo más alto del voleibol femenino argentino-. El equipo que salía primero -de 16 equipos-  en los partidos disputados en la fase regular,  ascendía directo de categoría, ese puesto lo disputamos con Banfield que nos ganó en nerviosos y ajustados partidos. El segundo equipo en ascender dependía de ruedas de cuartos de final, semi-final y final con partidos ida y vuelta al mejor de tres…algo interminable.  ¡Tal es así que el torneo terminó el 12 de diciembre! En fin, llegamos a la final  junto con San Lorenzo. Partidos tensos, con bombos, hinchadas, cornetas, gritos, puteadas, alientos, cada pelota en juego era la vida. Perdimos de locales, ganamos de visita y ganamos el último partido, definitorio de un año entero de trabajo colectivo, en casa. Somosvoley.com, un conocido sitio web deportivo sacó una nota. Si les interesa os invito a leerla aquí.  La siguiente frase “una contra de Sabatino decretó el amplio 25-17 final y desató la locura de todas las jugadoras e hinchas” esboza levemente lo que experimentamos. Nunca en mi vida confié de tal manera en mí misma y en mi grupo. ¡Me sentí una heroína! Tal como España, a pesar de traspiés, errores, gestos groseros y anti-deportivos del rival, ganamos. Esa justicia que tanto escasea en otros ámbitos de la vida social, a veces se presenta en el ámbito deportivo.

Cierro este largo y enredado racconto apostando a experiencias y prácticas que hagan posible, aunque sea en pequeños pliegues del mundo, realidades socio-económicas y de acceso a la educación y al conocimiento más justas. Con o sin pulpos Paul festejar, también, la victoria de otras luchas.

Os dejo con esta foto, que encontré en Facebook, en pleno auge festejante:

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to El Pulpo Paul y el deseo de otros emergentes sociales

  1. Julieta Gros says:

    A ver, empezaste con un pulpo para hablar del concepto de meme, seguiste por el mundial donde elaboraste una crítica del juego en base a la díada limpio-sucio y terminaste con un episodio autobiográfico coronado por un comentario de tinte ideológico, bien a lo alabarceano. Costó un poco, pero logré seguirte el recorrido. Aparecieron diversas facetas: la teórica, la deportista, la periodista, la resistente. Está bueno el intento de linkear mundos diversos, incluso antagónicos. Pero considero que no siempre es posible: el agua y el aceite nunca habrán de mezclarse, y eso hay que ir aceptándolo, por más que nos cueste.

  2. Gracias por el comentario! pero animémosnos a probar mezclar algunos ingredientes, sin duda teniendo cuidado que no sean agua y aceite. Personaje: una bruja que va probando, mezclando y jugando con los ingrendientes q va teniendo a mano.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s